Los 70 pueblos más bonitos de España

Laguardia (Álava)

En superficie, un urbanismo típico de enclave medieval, con tres calles que lo atraviesan de norte a sur unidas por callejas y plazas, todo peatonal y rodeado por una muralla. El subsuelo es como un queso de Gruyère, horadado por bodegas o cuevas familiares. Nuevo en la lista de la asociación de los pueblos más bonitos de España, Laguardia juega un importante papel en la Rioja alavesa. En la foto, la portada policromada de la iglesia gótica de Santa María de los Reyes.

Alcalá del Júcar (Albacete)

Declarado conjunto histórico artístico en 1982, consiguió el tercer premio a la mejor iluminación artística cuatro años más tarde, por detrás de la torre Eiffel y la Gran Mezquita de Estambul. Casas de arquitectura popular, excavadas en la montaña; calles estrechas y empinadas, trepando hacia el castillo, que es una visita recomendable junto al puente romano, la plaza de toros, la ermita de San Lorenzo o la iglesia de San Andrés.

El Castell de Guadalest (Alicante)

Conjunto histórico artístico desde 1974, dividido en dos barrios. El del castillo (en la foto), protegido por una muralla y con sabor medieval, está colgado en lo alto de una peña que domina un amplio valle flanqueado por varias sierras. El del Arrabal, que se fue formando después, se extiende por las faldas de la montaña.

San Pedro de Pinatar (Alicante)

El Parque Regional de las Salinas de San Pedro, a pesar de su pequeña extensión, es uno de los destinos que debes visitar una vez en la vida. El parque está ubicado en el extremo norte del Mar Menor y es un buen ejemplo de transformación de una antigua laguna litoral en unas salinas, que, a día de hoy, siguen siendo un bien productivo. Entre la fauna y la flora que podrás encontrar destaca la sabina costera, el carrizo, el junco, el charrancito, la cigüeñela o el flamenco.

Mojácar (Almería)

La amalgama de casas blanquísimas arremolinadas, como una improbable mancha de nieve, en la última estribación de la sierra de Cabrera, descubre, al acercarse el visitante, su laberinto de calles estrechas, cúpulas, arcos, macetas de geranios colgadas en paredes encaladas, iglesias y ermitas. Dos cosas a visitar: el mirador del castillo y su fuente mora de 12 caños. El mar siempre en el horizonte.

Lucainena de las Torres (Almería)

En enero, habitantes y turistas de Lucainena de las Torres acuden a la procesión del Patrón, San Sebastián, para tirarle roscas de pan a su paso, desde calles, viviendas y balcones muy cuidados y llenos de flores. Desde El Poyo de la Cruz se disfruta de una panorámica del pueblo y del antiguo molinillo.

Llastres (Asturias)

Conserva un barrio ballenero que se remonta al siglo XVII, cuando la pesca cobró gran importancia en Llastres y las primeras industrias de salazón y escabeche compartían protagonismo con la caza de ballenas. La historia de este pueblo estrechamente ligado al mar ha dejado un legado de atalayas, galerías, fuentes, cuestas, escalinatas, el puerto y casas muy típicas, colgadas en el acantilado. El pueblo ha revivido turísticamente gracias a que se rodó en él la popular serie de televisión ‘Doctor Mateo’.

Toraz0 (Asturias)

Nuevo en la lista de los pueblos más bonitos de España, enclavado en las montañas de Asturias, en una suave altiplanicie a los pies del Picu Incós, flanqueado por La Miyar (por donde discurría una antigua calzada romana) y el Campo de la Sienra, con su microbosque de robles. Para disfrutar de la arquitectura rural de la zona, con sus antiguos hórreos.

Frías (Burgos)

Poseedora del título de ciudad (sería la ciudad más pequeña de España, con 265 habitantes), se alza sobre el cerro de La Muela, a orillas del río Ebro, formando una peculiar silueta enmarcada por el pico Humión. En torno al castillo de los Velasco y a la iglesia de San Vicente Mártir se apiñan las casas colgadas, pendidas de la roca, desafiando las leyes de la gravedad. Pertenece a la Asociación de Los Pueblos Más Bonitos de España, de 44 miembros, que han solicitado pertenecer a este club y que se someten a un filtro de calidad. La asociación incluye pueblos muy diferentes, de menos de 15.000 habitantes, que vale la pena conocer, aunque el viajero echará en falta otros muchos cuyo encanto supera al de algunos de los incluidos. La asociación cuenta con el apoyo de Marca España y Tourespaña (el organismo oficial de marketing turístico).

Orbaneja del Castillo (Burgos)

No hay un nacimiento más fotogénico que el del torrente que surge de la cueva del Agua, justo encima de las casas de Orbaneja del Castillo. Una corriente que, nada más ver la luz, atraviesa el pueblo a toda velocidad y se precipita al Ebro en una cascada de 25 metros, brincando y deshaciéndose en mil hebras  sobre la musgosa roca tobácea. Todo esto ocurre, para más maravilla, en un recodo del cañón del Ebro, el gigantesco y serpenteante foso de 200 metros de profundidad que ha excavado el gran río ibérico en los páramos calizos del norte burgalés.

Caleruega (Burgos)

Perteneciente a la región de la Ribera de Duero, esta población que ronda los 500 habitantes ha sido admitida en la Asociación de los Pueblos Más Bonitos de España debido a su conjunto arquitectónico monumental, que incluye la Torre de los Guzmanes y la iglesia románica de San Sebastián, del siglo XII, uno de los vestigios que se conservan de la Caleruega medieval; el monasterio de Santo Domingo, cuya edificación original, una capilla en honor al canonizado Domingo de Guzmán en el lugar exacto donde nació, es de 1223, y el más moderno Convento de los dominicos, de los años 50 del siglo pasado.

Covarrubias (Burgos)

De unos 600 habitantes, Covarrubias, situada en la ribera del Arlanza (Burgos), conserva la única fortaleza castellana anterior al siglo XI, el Torreón de Fernán González, mozárabe. El pueblo ha vivido en los últimos años un auge turístico generado por la tumba de la princesa Cristina de Noruega en el claustro de la Colegiata de San Cosme y San Damián. La princesa, hija de Haakon IV, se casó con el infante Felipe, hermano de Alfonso X el Sabio, el 31 de marzo de 1258 en Valladolid, y fue enterrada en Covarrubias tras su muerte cuatro años después. La leyenda dice que quien toque la campana que hay junto al sepulcro encontrará pareja. Destacan también en Covarrubias el edificio del Archivo del Adelantado de Castilla y numerosas casas con entramado de viguería en la fachada.

Galisteo (Cáceres)

En el Valle del Alagón, en la provincia de Cáceres, se sitúa la población de Galisteo, declarada Conjunto Histórico Artístico.Galisteo se encuentra enclavada en la Vía de la Plata, antigua calzada romana y posterior camino de peregrinación hacia Santiago de Compostela. En la época romana era conocida como Rusticiana y albergaba una de las “paradas” reconocidas donde el viajero podía disponer de alojamiento o cambiar de transporte.Actualmente, Galisteo es una bella población amurallada, cuyo recinto fortificado data de la época almohade. Se trata de uno de los más emblemáticos y sorprendentes de toda Extremadura. Sus lienzos corresponden al siglo XIII y fueron levantados con rollos y cantos del río, lo que le proporciona un original aspecto.En su área interior espera al viajero una interesante construcción mudéjar, un airoso ábside. Esta elegante muestra medieval está actualmente anexada a la Iglesia Parroquial deNuestra Señora de la Asunción. El caserío intramuros de la localidad cacereña se despliega en torno a esta construcción religiosa. Por su calidad histórica-artística ha sido declarada Conjunto Histórico Artístico.

Santibañez el Alto (Cáceres)

Santibáñez el Alto es un lugar defensivo, un pueblo creado por y para la defensa. Sus vistas son estratégicas, impresionantes. Sus calles estrechas y en algunas partes laberínticas. En lo mas alto, la fortaleza, el corazón defensivo del pueblo. A Santibáñez hay que subir. Su forma de vida apacible, el paisaje que lo rodea todo, la evolución de sus calles, el agua que misteriosamente mana desde lo mas alto.

San Martín de Trevejo (Cáceres)

San Martín es visita obligada para cualquier viajero que visite nuestra comarca, en él se aúnan una serie de circunstancias que le dan una personalidad y belleza especial:arquitectura interior cuidadísima, agua corriendo por sus calles, paisajes de castaños espectaculares y una lengua propia que sólo se habla en el último de los valles de Sierra de Gata. Todo ello, unido a la amabilidad de sus gentes lo convierten, en mi opinión y salvo algunos detalles fácilmente subsanables , en uno de los pueblos señeros en entender el nuevo desarrollo que se abre para Sierra de Gata.

Trujillo (Cáceres)

Importante complejo urbano, bien de interés cultural, de reconocido valor histórico, urbanístico, arquitectónico y patrimonial, y ahora también uno de los pueblos más bonitos de España. Enclave defensivo musulmán y territorio cristiano a partir de 1232, se diferencia su recinto amurallado y su arrabal, que fue creciendo en torno a la iglesia de San Martín (en la foto). Rebosante de iglesias, conventos y palacios de conquistadores.

Vejer de la Frontera (Cádiz)

La playa de El Palmar, a diez kilómetros, pertenece al término municipal de Vejer de la Frontera, pueblo blanco gaditano declarado conjunto histórico artístico en 1976 y I Premio Nacional de Embellecimiento de Pueblos en 1978. Con su recinto amurallado, la iglesia del Divino Salvador, el castillo, patios, molinos de viento y el Museo de Costumbres y Tradiciones. No hay que perderse la obra de James Turrell ‘Second Wind’, perteneciente a la imprescindible colección de la Fundación NMAC Montenmedio Arte Contemporáneo.

Grazalema (Cádiz)

Integrado en la ruta de pueblos blancos de la sierra de Grazalema, las blancas fachadas de Grazalema, de 2.165 habitantes, lucen bajo el sol gaditano y en contraste con el verde entorno natural que lo rodea. Por extraño que parezca, se trata de la zona más lluviosa de la Península, una condición que explica que aquí se conserve uno de los mayores bosques de pinsapo, conífera casi desaparecida en la Europa occidental. Se trata de una zona protegida (parque natural y Reserva de la Biosfera desde 1977) pero se puede recorrer a través de rutas senderistas.

Bárcena Mayor (Cantabria)

Única población incluida en el parque natural Saja-Besaya, en una pequeña vega del río Argoza, es un buen ejemplo de aldea montañesa compacta, con casas de mampostería donde los muros medianeros sobresalen en la primera planta a partir de ménsulas en ‘s’ para cobijar la solana (espacio para secar el cereal, necesario por la llegada del maíz).

Liérganes (Cantabria)

Ligado a la leyenda del Hombre Pez, que se arrojó al río Miera, desapareció en el Cantábrico y fue encontrado, años después, en Cádiz, mudo y loco, Liérganes concentra una arquitectura clasicista de los siglos XVII y XVIII, coincidiendo con el auge económico de la fábrica de artillería que funcionaba en la comarca. Es uno de los nuevos pueblos más bonitos de España.

Santillana del Mar (Cantabria)

Desde la Cueva de Altamira hasta nuestros días, Santillana del Mar cuenta con un magnífico patrimonio, encabezado por la colegiata de Santa Juliana, joya del románico a partir de la cual surge la configuración urbana de esta villa costera. Atesora un ramillete de casas y palacios del XVIII, mandados construir por los indianos que volvieron ricos a su tierra natal.

Morella (Castellón)

Sus 16 torres, seis puertas (entre ellas la del Rey, por donde entró Jaume I) y casi dos kilómetros de muralla (muros de entre 10 y 15 metros de altura, y de dos metros de grosor) conforman la característica y sinuosa silueta de Morella, coronada por el castillo. Su iglesia de Santa María la Mayor acoge cada agosto el Festival Internacional de Música de Órgano.

Peñíscola (Castellón)

Ciudad medieval que se adentra en el mar, con un hormigueo de calles arremolinadas en torno a su castillo templario, el castillo del Papa Luna, que sobresale de la peña sobre la que se asienta el casco histórico.

Vilafamés (Castellón)

Su orígenes árabes son palpables en las calles estrechas y zigzagueantes de su casco histórico, con el castillo en lo alto. La ampliación cristiana se nota en las calles de trazado lineal, y en la iglesia parroquial y palacio del siglo XV. Uno de sus atractivos turísticos es su Roca Grossa: una gran mole de piedra que se encuentra ascendiendo por la calle de la Font y que se mantiene en equilibrio sobre terreno inclinado.

Almagro (Ciudad Real)

La Orden de Calatrava puso en el mapa a Almagro al elegirla sus maestres como lugar de residencia y centro de operaciones, en el siglo XIII. Son famosos su plaza Mayor de traza flamenca (en la foto) y su Corral de Comedias, del XVII, el único de la época que se conserva íntegro. Casas solariegas, palacios, conventos e iglesias completan su patrimonio monumental.

Villanueva de los Infantes (Ciudad Real)

Este pueblo de 5.500 habitantes situado en la comarca manchega del Campo de Montiel fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 2004, gracias, entre otros, al conjunto monumental que forma su Plaza Mayor, del siglo XVII. Pero además de detenerse en sus joyas arquitectónicas, como el Hospital de Santiago, resulta recomendable pasear por la señorial calle del General Pérez Ballesteros o la animada calle Cervantes (en la foto). Villanueva de los Infantes es uno de los enclaves que se disputan haber inspirado ese “lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme”.

Zuheros (Córdoba)

Caserío encalado, con multitud de plazas y rincones con sabor, y la sierra salpicada de olivares como telón de fondo. Zuheros, conjunto histórico artístico desde 2003 e incorporado a la Asociación de los Pueblos Más Bonitos de España este año, con su castillo y su cueva de los Murciélagos, ejerce de frontera natural entre el parque natural de la Sierra Subbética y la campiña cordobesa. Para pertenecer a la asociación el ayuntamiento ha de solicitarlo y, una vez aprobado por el pleno, el pueblo tiene que ser auditado según criterios de conservación de patrimonio y cuidado de fachadas y detalles arquitectónicos, respeto a las tradiciones constructivas locales, control del tráfico, limpieza y ocultamiento de cables y presencia de flores y zonas verdes, entre otros aspectos.

Besalú (Girona)

En la provincia catalana de Girona, es un pueblecito de origen medieval que se desarrolló alrededor del Castillo de Besalú, cuya existencia está documentada desde principios del siglo X. Otros puntos de interés del municipio son el Pont Vell, obra datada en el siglo XI; el monasterio de Sant Pere del siglo X o la Casa Cornellà, uno de los edificios románicos mejor conservados de toda Cataluña. Sin lugar a dudas, un destino imprescindible.

Peratallada (Girona)

La Costa Brava es mucho más que sol y playa. También es piedra, piedra muy bien tallada, como ya se intuye al nombrar Peratallada. Este delicioso pueblecito es uno de los núcleos arquitectónicos medievales más importantes y mejores conservados de Cataluña. No hace falta que lo diga nadie, se ve a simple vista y, si no lo veis, os lo cuentan sin palabras sus inmaculadas piedras y las ordenadísimas plantas que las abrazan.

Pampaneira (Granada)

Este pueblo alpujarreño ha mantenido su aspecto bereber, con sus tejados de lajas de pizarra y launa y sus casas encaladas y adaptadas al desnivel del terreno. Pampaneira, conjunto histórico artístico junto a Bubión y Capileira, se sitúa en pleno barranco de Poqueira, cerca de las cumbres del Mulhacén y el Veleta. Gran parte de su término municipal pertenece al parque natural de Sierra Nevada.

Capileira (Granada)

A 1.400 metros de altitud, en plena Alpujarra, Capileira (496 habitantes) representa la esencia arquitectónica de esta montañosa región granadina. Un entramado de callejones de pizarra, pasajes cubiertos y casas blancas de techos planos, tocados con las icónicas chimeneas con sombrero. Todo a la usanza árabe, pues este fue el último reducto (permitido) a la población árabe cuando fueron expulsados de la Península en 1492.

Valverde de los Arroyos (Guadalajara)

Pequeño municipio dentro de la ruta de los pueblos negros de Guadalajara cercano a la chorrera de Despeñalagua, con más de 120 metros de caída. Su plaza Mayor y su iglesia son ejemplos de construcción típica de la zona, hecha de madera y pizarra, que es la característica de la llamada arquitectura negra.

Hita (Guadalajara)

Pequeño pueblo de la provincia de Guadalajara de unos 358 habitantes, Hita debe su gran fama al arcipreste de la localidad, Juan Ruiz, el clérigo autor del genial ‘Libro del Buen Amor’, del siglo XIV, obra maestra de la literatura española e inagotable fuente de inspiración literaria por su carácter lúdico, donde se tratan los asuntos amorosos de don Melón de la Huerta, alter ego del propio arcipreste. La escasa homogeneidad de su casco urbano se compensa con los distintos lienzos de la muralla medieval que mandó levantar Iñigo López de Mendoza, el Marqués de Santillana, en 1441. En la muralla destaca el arco de Santa María, y destacan asimismo las bodegas subterráneas, algunas de ellas propiedad antiguamente de familias judías, una comunidad pujante en el pueblo hasta la expulsión en 1492. La Iglesia de San Juan Bautista, de arquitectura gótico-mudejar, data de los siglos XIV y XV.

Mutriku (Guipuzcoa)

El Geoparque de la Costa Vasca está entre el mar Cantábrico y las montañas vascas, abarca los municipios de Mutriku, Deba y Zumaia. El verde de los bosques y los pastos contrasta con los cobres y rojizos de la roca y el intenso azul del océano. Los 13 kilómetros de acantilados te permitirá conocer una formación de capas de roca llamadas Flysch, con más de 60 millones de años de antigüedad. Podrás visitar una capa negra que evidencia el impacto de un meteorito y la extinción de dinosaurios. Un destino imprescindible.

Ansó (Huesca)

Entre casa y casa de Ansó se han dejado unos estrechos pasillos que se llaman arteas y constituyen una particularidad de la arquitectura –construida a golpe de piedra, madera y teja– de este pueblo frontera con Francia y Navarra, con uno de los cascos urbanos mejor conservados del Pirineo aragonés. También tiene uno de los trajes tradicionales más ricos y variados de España.

Aínsa (Huesca)

Capital del municipio de Aínsa-Sobrarbe, en el alto Pirineo de Huesca, la distribución medieval de su casco histórico está declarado conjunto histórico artístico desde 1965, aunque la parroquia y el castillo tenían categoría de monumento nacional desde 1931. Una restauración devolvió su encanto a la antigua villa, actualmente convertida en foco turístico de primera magnitud.

Riglos (Huesca)

Los Mallos de Riglos, en la localidad de Riglos, es una caprichosa formación geológica. Existen senderos que te permitirán hacer un recorrido por este monumento natural. Cerca del último párking en la entrada de la localidad, está la oficina de Turismo desde la que se inicia el sendero. A medida que se avanza por el sendero se descubre una maravillosa panorámica de los Mallos.

Alquézar (Huesca)

En el último tramo del cañón del río Vero, entre profundos barrancos de la sierra de Guara, se alza el castillo colegiata de Santa María la Mayor (monumento nacional desde 1931). A sus pies, el caserío medieval de la villa de Alquézar, declarado conjunto histórico artístico en 1982.

Finisterre (La Coruña)

Conocido en tiempos pasados como el fin del mundo. De hecho, el general romano que dirigió la conquista de Galicia, Décimo Junio Bruto, creía que aquí el sol dejaba de existir. Dicen los lugareños que los fenicios practicaban en Finisterre el culto al sol. En la actualidad, un potente faro de 17 metros de altura y visible a 32 millas reina el cabo y es uno de los lugares que más peregrinos de la ruta Xacobea eligen para poner fin a este viaje espiritual.

Sajazarra (La Rioja)

Rodeado por extensiones de viñedos, el castillo-palacio de Sajazarra, construido en piedra de sillería en el siglo XV, es el principal atractivo de esta villa de aires medievales y 140 habitantes, cuya primera referencia histórica data de principios del siglo XI. Aunque no se puede visitar la fortaleza, merece la pena pasear y contemplarla desde el exterior, pues es una de las más bellas y mejor conservadas de La Rioja.

Peñalba de Santiago (León)

Otro de los nuevos en la lista de pueblos más bonitos de España, con su iglesia de Santiago, joya de la arquitectura mozárabe, del siglo X, declarada monumento nacional en 1931. La puerta con doble arco de herradura de la iglesia era considerada por Manuel Gómez Moreno como uno de los ejemplos más depurados del arte mozárabe. El pueblo se encuentra en la cuna del Oza, en el corazón de la Tebaida leonesa. Para llegar a él hay que atravesar un valle dominado por bosques de robles, ríos y cascadas.

Manzanares el Real (Madrid)

El Castillo de los Mendoza es una de las fortalezas mejor conservadas en España y uno de los destinos que no te puedes perder. Fue construido en 1475 con un claro estilo gótico isabelino. Está en el municipio madrileño de Manzanares el Real y ofrece visitas teatralizadas que te permitirán conocer el contenido artístico de cada estancia del castillo a través de dos personajes del siglo XVII: Don Pedro de Zúñiga y Salcedo y Doña Isabel Asensio.

Chinchón (Madrid)

La Plaza Mayor de Chinchón (en la foto) es el mejor punto de inicio para recorrer este municipio madrileño de 5.447 habitantes, ubicado al sureste de la región, a unos 44 kilómetros de la capital. Pero su fama –pasa por ser una de las más bellas de España– no debe descartar en la ruta otras joyas como la Torre del Reloj, del siglo XIV, único vestigio que se conserva de la desaparecida iglesia de Nuestra Señora de Gracia; el Castillo de los Condes, original del siglo XIV, que corrió peor suerte durante la Guerra de la Independencia (fue incendiado), y, completando una trilogía histórica imprescindible, el monasterio de San Agustín, en el que la parte ocupada antiguamente por los monjes acoge hoy el Parador de Turismo.

 Frigiliana (Málaga)

El Barribarto de Frigiliana, como lo conocen los vecinos de este pueblo blanco de la Axarquía malagueña, está considerado uno de los cascos históricos de origen árabe mejor conservados de España. I Premio Nacional de Embellecimiento en 1982 y conjunto histórico artístico desde 2014, sus calles estrechas y sinuosas están recorridas por un sinfín de escaleras.

Ronda (Málaga)

Esta localidad malagueña divide su casco urbano a ambos lados del Tajo del Ronda, un desfiladero de más de 150 metros de profundidad. Su casco antiguo está declarado Bien de Interés Cultural. Celtas, fenicios, romanos y árabes habitaron estas tierras, que fueron reconquistadas por los Reyes Católicos. El casco antiguo, de reminiscencias árabes y trazado medieval se dispersa al sur del Guadalevín, mientras que la Ronda más moderna, la que surgió a partir del siglo XVI, se despliega al norte de este cauce. Diversos puentes unen estas dos mitades de una de las localidades más interesantes de la ruta de los Pueblos Blancos, en plena Serranía de Ronda, a pocos kilómetros de la Costa del Sol.

Ujué (Navarra)

Este enriscado pueblo medieval de unos 200 habitantes y estrechas calles ubicado en la merindad navarra de Olite, a unos 50 kilómetros de Pamplona, invita a subir hasta su Iglesia-fortaleza de Santa María, levantada entre los siglos XII y XIV, para disfrutar de las vistas. Desde las estribaciones pirenaicas a la planicie de la ribera del Ebro, e incluso el perfil del Moncayo al sur. Después conviene deambular por su entramado callejero y no marcharse sin probar sus célebres migas de pastor.

Mogarraz (Salamanca)

Su aislamiento natural (se sitúa en el corazón del parque natural de Las Batuecas y sierra de Francia) ha favorecido que esta villa medieval construida y repoblada en el siglo XI por franceses, gascones y roselloneses haya conservado intacta su arquitectura civil de tramonera y piedra. Destaca su agricultura en terrazas integradas en la naturaleza, y su artesanía.

Candelario (Salamanca)

Son características sus callejas estrechas y empedradas, recorridas por sus regaderas (que son canales de agua de nieve, como en la foto). En Candelario, muy bien conservada, escalonada en la ladera de la sierra del mismo nombre, las calles principales están trazadas en el sentido de la pendiente, mientras que las secundarias se abren en transversal.

Ciudad Rodrigo (Salamanca)

Vetones, romanos, bárbaros, musulmanes, la reconquista católica, la Guerra de la Independencia… La rica y ajetreada historia de Ciudad Rodrigo, nuevo en la lista de los pueblos más bonitos de España, se traduce en una buena muestra de edificios religiosos, civiles (el Hospital de la Pasión es uno de los más antiguos del mundo que sigue prestando sus servicios) y militares, como el castillo, convertido en parador.

Miranda del Castañar (Salamanca)

Ubicado en la salmantina Sierra de Francia, pasear por el casco histórico de este pueblo de 470 habitantes y declarado Bien de Interés Cultural anima a zambullirse en el pasado. Recorriendo su bien conservada muralla, del siglo XII, que aún conserva sus cuatro puertas, hasta las casas blasonadas construidas con piedra de sillería, los edificios de entramado de madera y, especialmente, el conjunto que forman la Plaza de Armas y el Castillo, del siglo XIV.

La Alberca (Salamanca)

Con un entramado urbano que conserva la arquitectura típica de la sierra de Francia, La Alberca fue declarado conjunto histórico artístico, en 1940. Los dinteles cincelados de las casas hablan de la fecha de su fundación. Cada una de las plantas superiores va sobresaliendo sobre la inferior, hasta que los aleros de los tejados casi se tocan con los de enfrente.

Pedraza (Segovia)

Pequeña villa medieval amurallada, llena de callejas y rincones. En 1975, el decorador Paco Muñoz abría la tienda De Natura. A partir de ahí, un toque de elegancia y bohemia fue marcando al pueblo, gracias al desarrollo de la artesanía, con la participación de los habitantes, y a sus nuevos moradores: el cineasta Jaime de Armiñán y su mujer Elena Santoja, Torcuato Luca de Tena, el musicólogo Alejandro Massó… Quedan vestigios de su faceta defensiva, de los siglos XII y XIII: la muralla, la Puerta de la Villa, la barbacana (que después se utilizaría como cárcel pública), el castillo… Mejor conservados han llegado a nuestros días sus numerosos palacios y casas nobles con blasones, que comenzaron a construirse en el siglo XVI.

Sepúlveda (Segovia)

El Ayuntamiento, la antigua cárcel, iglesias románicas, museos, el teatro. Y la plaza Mayor (en la foto), centro neurálgico de Sepúlveda, reciente incorporación a la red de pueblos más bonitos de España. Se encuentra extramuros, y desde ella puede admirarse el castillo. Y embocar dos callejuelas que se abren a ambos lados: la calle Lope Tablada y una escalinata que culmina en un crucero renacentista.

Maderuelo (Segovia)

Su reconquista, a comienzos del XI, llevó a Maderuelo a primera línea defensiva de la margen izquierda del Duero, dejando tras de sí una herencia de murallas y un trazado sinuoso, medieval, de callejas y plazuelas. Igualmente medievales son los orígenes de varios templos, como las iglesias de San Miguel y de Santa María.

Ayllón (Segovia)

Desde que fue reconquistada por los cristianos, la villa de Ayllón ha visto desfilar por sus calles a numerosos reyes: Alfonso VI, Alfonso VII, Alfonso VIII, Fernando III, Fernando IV, Juan II y, ya en 1929, la infanta doña Isabel. Podemos disfrutar de su arco medieval, la plaza Mayor (en la foto), el palacio de los Contreras o las iglesias de San Miguel y Santa María la Mayor.

Medinaceli (Soria)

La plaza Mayor, el palacio Ducal, arcos romanos, iglesias, el convento de Santa Isabel y calles tan estrechas que se pueden tocar sus muros con los brazos extendidos. Importante enclave estratégico durante siglos, en la confluencia de los valles del Jalón y del Arbujuelo, Medinaceli pasó de poblado celtibérico a encantadora ciudad medieval.

Yanguas (Soria)

Este pueblo de 140 habitantes ubicado en el valle de Cidacos, en las Tierras Altas de Soria, cerca ya de La Rioja, es una de las 13 localidades que se unirán en 2017 a la Asociación de Los Pueblos Más Bonitos de España. Integrada actualmente por 44 municipios de menos de 15.000 habitantes, pasarán a ser 57 enclaves cuyos ayuntamientos han tenido que solicitar la pertenencia al club y pasar una serie de filtros de calidad. En el caso de esta villa señorial –título que conservó hasta el siglo XIX–, de origen prerromano, calles empedradas y tradición arriera, destaca la torre románica de San Miguel, datada en 1146 y de influencias lombardas, el castillo y la iglesia gótica de San Lorenzo, del siglo XV.

Siurana (Tarragona)

Pueblo de cuento que evoca el recuerdo del medievo. Está enclaustrado sobre el río y para conquistar el pueblo hicieron falta los caballeros de cuatro condes y es que el castillo de Siurana franqueaba una frontera que se extendía del Coll de Balaguer a Tamarit de Gaià. Fue finalmente conquistada en 1153 tras la caída de Lleida y Tortosa lo que lo convierte en el último reducto de la reconquista. El edificio más relevante de Siurana es su iglesia románica, que tiene una portada con un tímpano figurado enmarcado por tres arquivoltas de medio punto. Además, es uno de los destinos de escalada más importantes del país y del mundo.

Puertomingalvo (Teruel)

El castillo, del que se tienen noticias desde 1202 (con el nombre árabe de Avingalbón) domina las calles estrellas de Puertomingalvo, auténticos escaparates de arquitectura popular, con su Ayuntamiento, levantado entre los siglos XIV y XV, como máximo exponente: fachada en sillería de piedra con accesos en forma de arcos de medio punto adovelados, y un alero de madera trabajada.

Rubielos de Mora (Teruel)

Se le conoce como Pórtico de Aragón (se abre como un gran mirador natural sobre el altiplano de Teruel) y como Corte de sierra, por el gran número de casas solariegas y pequeños palacios que forman su conjunto histórico artístico. Pertenece a la red de municipios Cittaslow (Ciudades lentas) y es lugar de sellado en el Camino del Cid.

Cantavieja (Teruel)

Dicen sus responsables turísticos que el trazado medieval de Cantavieja invita a callejear por sus rincones (llenos de historia y de patrimonio) y a asomarse a sus miradores: al oeste se ve la Muela Monchen; al este, la vega de San Antonio y el Rebollar; al sur, La Tarayuela.

Calaceite (Teruel)

Declarada conjunto histórico artístico en 1973, a pocos kilómetros de la frontera catalana. A partir de su plaza Mayor, con su Ayuntamiento de principios del siglo XVII, se va tejiendo una red de calles que llevará al visitante a iglesias, plazas y casas solariegas en piedra decoradas con balcones de forja.

Albarracín (Teruel)

Calles empinadas y estrechas, y una arquitectura muy peculiar que se adapta al terreno, en madera y piedra rojiza, con voladizos desnivelados. Iglesias y edificios religiosos, señoriales y también populares, como la Casa de la Julianeta. Albarracín está propuesta por la Unesco para ser declarada patrimonio mundial por la belleza e importancia de su patrimonio histórico.

Valderrobres (Teruel)

El Matarraña divide Valderrobres en dos zonas bien diferenciadas: el arrabal del puente, al sur del río, y el casco histórico, al norte, al que se entra por un puente gótico. Con la iglesia parroquial de Santa María la Mayor y el castillo del Arzobispo, que forman un conjunto de estilo gótico (antiguamente ambos edificios estaban comunicados); o la Casa Consistorial, de estilo manierista.

Chulilla (Valencia)

Chulilla es un municipio valenciano rodeado de un paisaje natural de belleza inmensa. Rocas, piscinas naturales, el cañón del Turia y frondosos bosques hacen del municipio un imprescindible. Pero hay muchos más motivos para visitar este curioso rincón: el Castillo de Chulilla declarado monumento Histórico Artístico en el año 1981, está situado en lo alto del monte que corona el pueblo; también encontrarás pinturas rupestres en el barranco de Falfiguera que representan figuras humanas, grupos de animales, animales aislados e incluso motivos indescifrables.

Bocairente (Valencia)

Bocairent cuenta con el mejor de los mundos – el aire puro de la montaña y el agua de manantial de la fuente, la mejor cocina tradicional valenciana y la tranquilidad lejos de todas las multitudes. Se puede caminar por el casco antiguo con sus calles estrechas y empedradas, pequeñas plazas y fuentes.

Urueña (Valladolid)

Presume de tener el conjunto amurallado mejor conservado de toda la provincia de Valladolid, medieval, del siglo XIII; un castillo del siglo XI; y una ermita en el valle, extramuros, bello ejemplo de románico lombardo (en la foto). Por todo ello, Urueña fue declarada conjunto histórico artístico en 1975. Desde 2007 es, además, villa del libro, con 12 librerías y establecimientos vinculadas al libro y la literatura.

Puebla de Sanabria (Zamora)

Con unos 1.523 habitantes, Puebla de Sanabria se encuentra en el noroeste de Zamora, cerca de Galicia, Portugal y León. Aunque su casco urbano ha sufrido notables modificaciones que lo han afeado, el epicentro del pueblo sobre la loma, dominada por el rotundo y sólido castillo de los Condes de Benavente (entre los siglos XV al XVII), mantiene el encanto de su pasado (hoy enclave del Camino de Santiago por la Vía de la Plata). A la fortaleza se unen, en la plaza mayor, la iglesia de Santa María del Azogue (entre los siglos XII y XVIII) y el ayuntamiento. Destacan las calles con flores y los corredores de madera, la ermita de San Cayetano y el Museo de Gigantes y Cabezudos.

Sos del Rey Católico (Zaragoza)

Su historia como plaza fuerte y villa fronteriza entre los reinos de Navarra y Aragón ha dejado vestigios como el castillo fortificado o la judería medieval (el actual barrio alto). La Casa de la Villa (siglo XVI), ermitas, iglesias, monasterios, y una lonja, suman al patrimonio de Sos del Rey Católico, que este año entra en la lista de los pueblos más bonitos de España. En 1452 nació aquí Fernando II de Aragón, el rey católico que se casó con Isabel de Castilla. En sus calles rodó Luis García Berlanga la película ‘La vaquilla’.

Anento (Zaragoza)

Protegido por lo que queda de su castillo, observado por su torreón celtíbero y con su huerta a sus pies, el pequeño municipio de Anento luce cuidado, limpio, con sus casas típicas de pueblo y sus callejuelas de estilo medieval. Su iglesia parroquial del siglo XII guarda el que posiblemente sea el retablo gótico mas grande y mejor conservado de la antigua Corona de Aragón, del siglo XV.

Entradas relacionas:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: