Dónde no comer en Mardin

img_20140518_203230

Llevabamos varios días a kebabs y comida callejera en Turquía y decidimos darnos un homenaje en uno de los mejores restaurantes de Mardin. El día de antes habíamos pasado por la puerta de un restaurante en Cumhuriyet Cd que tenía buena pinta así que sin pensarlo más allí nos plantamos.

El restaurante se llamaba Bagdadi y es uno de lo mejores restaurantes de la ciudad. La decoración es muy chula y la terraza que tiene mirando a la planicie del norte de Siria mucho más.

Llegamos y un metre nos atiende como puede puesto que nadie habla inglés en el restaurante.

baslik-ekle

Gracias a unos argentinos que estaban en la mesa de al lado conseguimos pedir unos entrantes y cordero acorde a sus sugerencias puesto que el menú estaba también en turco y no había forma de enterarse.

La comida deliciosa, el ambiente muy acogedor y sin ningún problema.

Finalizada la cena pedimos la carta de nuevo e intentamos explicar al camarero que queríamos unas frutas de postre que veíamos en algunas mesas.

bagdadi (1)

Al finalizar la cena llega el momento de la cuenta y nos sorprende el precio de uno de los platos que resulta era la ensalada de fruta que habíamos pedido. Llamamos al metre de nuevo para que nos indicara donde estaba en el menú y ver el precio y ¡oh, que casualidad! era justamente el plato más caro de la página.

Con la mosca detrás de la oreja preguntamos que si tenían wifi y nos conectamos a internet. Metemos en le traductor la supuesta fruta y ¡cazados!. Pretendían meternos como fruta uno de los platos de cordero más caros del restaurante. Volvemos a llamar al metre y le hacemos entender que es una estafa y que no tenemos intención de pagar la cena.

Finalmente aparece de la cocina un cocinero que chapurrea inglés y le explicamos la situación.

bagdadi

La atmósfera se empieza a enrarecer, nos rodean cocineros y camareros y nosotros seguimos en nuestras trece de que no vamos a pagar hasta que el metre nos pida disculpas. Con la excusa barata de que trabajamos para la lonely planet llega el jefe al que le volvemos a explicar lo acontecido. El metre finalmente avergonzado y bajo las burlas del personal decide desentenderse del problema y desaparece entre el bullicio.

Resultado final pagamos lo que nos corresponde y somos invitados a un par de cervezas que muy dignos rechazamos.

Una vergüenza que un restaurante de esta categoría pretenda aprovecharse de los clientes por unos euros de nada, nunca más volveré pero reconozco que la experiencia no permitirá que olvide tan divertida cena.

Entradas relacionadas:

Etiquetado

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: